La pastelera del emprendimiento «Tu Dulce Momento», Natalia Macauda, compartió recetas, secretos y emociones de la repostería.

Por Soledad López

Natalia Macauda encontró en la cocina un refugio donde desconectarse de la rutina y dedicarse por completo a crear delicias dulces. Destacó la importancia de seguir cada paso de las recetas detenidamente para obtener resultados óptimos. Comparte su amor por la cocina con sus hijas, transmitiendo así la tradición familiar. Para ella, cocinar es un “acto de amor”.

La pastelería es su pasión y lo expresó: “cuando estoy cocinando, me desconecto de todo”. Describió de ese modo los momentos en los que se aleja de la rutina y se dedica exclusivamente a crear, hornear y decorar. Su marca comercial, y el nombre del espacio que tiene en redes, «Tu Dulce Momento» dan cuenta precisamente de ello. La pastelería le parece una “actividad terapéutica”.

Entre quehaceres domésticos y actividades escolares que demandan dos hijas de 9 y 11 años, se dedica a elaborar y vender diferentes tartas, tortas, alfajores y bandejas de degustación. Macauda detalló que le gusta especialmente hacer tartas dulces ya que siente más libertad porque no son tan exigentes y agregó: «se hacen con las técnicas básicas de la repostería”.

“Yo no hago tortas decoradas”, explicó. La pastelería es un campo amplio y diverso que abarca varias ramas especializadas. La repostera asumió que hay mucho para aprender dentro del área y que su objetivo es continuar instruyéndose. Además, afirmó que también le gusta cocinar platos salados, pero “únicamente” para su familia.

Entre sus especialidades, los más solicitados son la tarta Lemón Pie y los bocaditos de torta de limón, llamados “Espumitas de limón”. Asimismo, indicó que gustan mucho los alfajores de masa sablée: “son alfajorcitos que tienen azúcar impalpable encima y son una bomba de ricos”. Cada vez que tiene reuniones o fiestas de cumpleaños, hace y lleva porque “son los preferidos” de su familia y amigos.

En relación a técnicas, recetas y secretos, precisó que se debe seguir detalladamente los pasos señalados. “Si la receta indica batir los huevos de a uno, hay que hacerlo así y no todos juntos”, enfatizó. Agregó que para obtener un “buen resultado” se debe cumplir el paso a paso. “Si le pifiaste en un numerito, o en las cantidades, perdiste todo”, manifestó.

La crema pastelera es una crema dulce y espesa que se utiliza para rellenar tartas y postres. Se elabora a partir de ingredientes básicos como leche, huevos, azúcar, almidón y vainilla. “Una de las que más vendí en verano fue la tarta frutal que lleva crema pastelera”, aseguró. La especialista insistió en que para lograr “una rica crema pastelera” no se debe batir todo junto sino por separado. “La clave está en dejar que se enfríe y volver a batir”, exclamó.

“Mi abuela también hacía tortas, pero decoradas”, compartió Natalia Macauda acerca de sus inicios en la repostería. Creció en un entorno donde la pastelería formó parte importante de la cultura familiar. “Lo heredé un poco de ella y me encanta”, contó. En la misma línea, confesó que comparte y cocina con sus hijas: “yo les enseño y muchas veces ellas preparan sus propias tortas de merienda para llevarse a la escuela”.

La cocina es un espacio donde intervienen emociones. La transformación de los alimentos despierta una variedad de sensaciones en quien los tiene entre manos. La propietaria de «Tu Dulce Momento» remarcó que cocinar es un acto de amor muy grande y que disfruta cada parte del proceso. “Mi familia probó y aprobó cada una de mis tartas, y eso es algo muy importante para mí”, concluyó emocionada.